viernes, 3 de abril de 2020

ENVIADO POR PEDRO FRAGA , PARA SU PUBLICACION

Un nuevo análisis desglosa el riesgo de coronavirus del grupo de edad y muestra que los millennials no son invencibles
18 DE MARZO DE 2020
·        
·        
·        
·        
·        
·        
SCOTT OLSON / GETTY IMAGES
Amedida que la pandemia de Covid-19 tiene un costo cada vez mayor en todo el mundo, los investigadores están ampliando su comprensión de quién está en mayor riesgo de infección, enfermedad grave y muerte, información detallada que anteriormente solo había sido informada por China, donde el El brote comenzó a fines del año pasado.
En general, la experiencia de los Estados Unidos imita en gran medida a la de China, con el riesgo de enfermedades graves y muerte por Covid-19 aumentando con la edad. Pero en una calificación importante, un análisis realizado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades informó el miércoles subraya un mensaje que los expertos en enfermedades infecciosas han estado enfatizando: los millennials no son invencibles . Los nuevos datos muestran que hasta un quinto de las personas infectadas de entre 20 y 44 años han sido hospitalizadas, incluido el 2% -4% que requirieron tratamiento en una unidad de cuidados intensivos.
Aún así, los casos más graves y las tasas de mortalidad más altas se encuentran entre los ancianos. Aunque el 17% de la población de EE. UU. Tiene 65 años o más, el 31% de los casos pertenecían a ese grupo de edad, los expertos de los CDC concluyeron en el Informe semanal de morbilidad y mortalidad. Si bien es posible que los ancianos tengan más posibilidades de infectarse que las personas más jóvenes, como vivir en hogares de ancianos, eso se considera poco probable, ya que los adultos más jóvenes se encuentran con muchos otros en el trabajo y la escuela.
En cambio, la mayor tasa de casos entre los estadounidenses mayores sugiere una verdadera vulnerabilidad biológica subyacente, probablemente exacerbada por enfermedades preexistentes que, según datos de China, aumentan considerablemente el riesgo de infección y enfermedad grave.
Eso probablemente explica por qué, aunque los estadounidenses mayores representaban el 31% de los casos, representaban el 45% de las hospitalizaciones, el 53% de los ingresos en la UCI y el 80% de las muertes, informaron los CDC.
Por el contrario, no se informaron ingresos ni muertes en la UCI entre personas menores de 20 años.
Eso también se ajusta a los datos de otros países. En Corea del Sur , por ejemplo, que tuvo un aumento temprano de casos, la tasa de mortalidad en pacientes de Covid-19 de 80 años o más fue del 10.4%, en comparación con el 5.35% en 70 y tantos, 1.51% en pacientes de 60 a 69, 0.37% en 50 y tantos. Incluso se observaron tasas más bajas en las personas más jóvenes, cayendo a cero en las personas de 29 años o menos.
Sin embargo, en un desarrollo alarmante, los científicos en China ahora informan que el nuevo coronavirus no perdona a los muy jóvenes. En el primer estudio retrospectivo de Covid-19 entre niños en el país donde comenzó la pandemia, cuentan 2,143 casos en niños. De ellos, informan en la revista Pediatrics, más del 90% eran leves o moderados, lo que confirma observaciones anteriores de que los niños tienen un menor riesgo de enfermedad grave. (Esto puede deberse a que la molécula que permite que el virus ingrese a las células humanas parece estar menos desarrollada en los niños).
Pero el 6% de los casos pediátricos fueron graves e incluso críticos, en comparación con el 19% de los casos de adultos. Y en un hallazgo inexplicable, casi el 11% de los casos de Covid-19 en bebés fueron graves o críticos, aunque no murieron bebés. Sin embargo, una advertencia importante es que parte de lo que los médicos creían que era Covid-19 podría haber sido otra enfermedad respiratoria, incluido el virus sincitial respiratorio, que se sabe que causa enfermedades graves en los niños.
El análisis de los CDC cuenta los casos de EE. UU. Del 12 de febrero al 16 de marzo; Se reportaron 4,226 a los CDC. A partir del 14 de marzo, sin embargo, los números aumentaron 500 o más por día, y muchos casos no se han contado ni identificado debido a la escasez de pruebas de coronavirus. Un análisis realizado por investigadores de la Universidad de Notre Dame estima que, en el momento en que el presidente Trump declaró una emergencia nacional la semana pasada, probablemente hubo alrededor de 22.876 casos en los EE. UU., Con un número real casi seguro entre 7.451 y 53.044.
El CDC no tiene datos completos (como sobre el uso de una UCI) para todos los casos contados, y por lo tanto dio un rango para sus estimaciones.
Más que cifras brutas, el porcentaje del total de casos da una idea del riesgo para diferentes grupos de edad. Por ejemplo, solo 1.6% a 2.5% de 123 personas infectadas de 19 años y menores fueron ingresadas en hospitales; ninguno necesitó cuidados intensivos y ninguno ha muerto.
Regístrese para recapitulación diaria
Un resumen de las principales historias de STAT del día.
Pero de los 144 casos en personas de 85 años o más, del 31% al 71% fueron hospitalizados y del 6,3% al 29% necesitaban cuidados intensivos. La tasa de mortalidad en ese grupo de edad fue del 10% al 27%.
En contraste, entre las personas de 20 a 44 años, 14% a 21% de 705 casos fueron ingresados ​​en hospitales y 2% a 4% a UCI; 0.1% a 0.2% murieron.
Las tasas para las personas de mediana edad cayeron entre estos extremos, mientras que del 29% al 44% de los pacientes de 65 a 74 fueron hospitalizados y del 8% al 19% necesitaban cuidados intensivos; 2.7% a 4.9% en este grupo de edad fallecieron.
Aproximadamente 49 millones de personas en los Estados Unidos tienen 65 años o más.
Los expertos enfatizan que la estructura de edad de la población de un país tiene enormes implicaciones sobre cómo debe enfocar las medidas de contención y mitigación.
"La estructura de edad, junto con la detección y el tratamiento tempranos, probablemente también expliquen el bajo número de muertes en Corea del Sur y Singapur en comparación con Italia", dijo la demógrafa Jennifer Dowd, de la Universidad de Oxford, quien dirigió un nuevo estudio que analiza cómo la estructura de edad de un país puede usarse para guiar su respuesta Covid-19.
En Corea del Sur, el brote se concentró en jóvenes miembros de la iglesia; señaló menos del 4% de los casos en personas mayores de 80 años. Singapur no ha reportado muertes, señaló, probablemente porque solo ha tenido 10 casos en personas mayores de 70 años y uno en alguien mayor de 80 años.
"Se ha vuelto más evidente que las muertes y los casos críticos están altamente concentrados en edades más avanzadas", dijo Dowd, con infecciones probablemente igualmente comunes en personas más jóvenes, pero a menudo producen síntomas leves o nulos. Aunque algunos modelos han proyectado un colapso de los sistemas de atención médica y millones de muertes solo en los EE. UU., Dijo, "creemos que la incorporación de la estructura de edad es importante para predecir el umbral en el que la capacidad de atención médica está particularmente abrumada".
Eso significa que en una población nacional que está sesgada, como lo hace Italia, los esfuerzos para "aplanar la curva" no "cambian la propagación", dijo Dowd. Pero sí cambian el umbral para cuando la demanda de hospitales y unidades de cuidados intensivos supere su capacidad. Por lo tanto, las medidas de distanciamiento social, incluidas las órdenes de refugio en el lugar, tendrían que ser más agresivas o menos dependiendo de la estructura de edad de una población.
En Italia, el 22% de la población tiene 65 años o más, en comparación con el 17% en los EE. UU., Lo que aumenta las esperanzas de un colapso de la atención médica menos desastroso.
Corrección: La versión original de esta historia expresó erróneamente el número de muertes de Covid-19 en Singapur; No ha habido

CON LA VERDAD EN LA MANGA







Lecciones de la Covid-19

MIAMI. El bombardeo de Londres por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial destrozó muchas casas y apartamentos, a menudo eliminando paredes y fachadas sin destruir los edificios. La exposición de los interiores dio a las personas curiosas pistas de lo que realmente sucede detrás de las puertas cerradas de los vecinos. La privacidad y la pretensión son algunas de las cosas que destruye la guerra.
La pandemia de coronavirus, ahora centrada en Estados Unidos y a menudo equiparada con la guerra, ha desgarrado muchas ilusiones cómodas, sacando a la luz feas realidades, pero también ejemplos de solidaridad que van desde la simple decencia hasta el coraje extraordinario. Permítanme comenzar con lo positivo porque, ahora más que nunca, necesitamos esperanza.
El valor y la decencia no están muertos
La doctrina del yo (en primer lugar, en segundo, siempre) es un sello distintivo de nuestro sistema económico, del partido político que controla el Senado y, especialmente, del presidente de Estados Unidos. Pero muchas personas han sido inmunes a la propagación de la ideología del egoísmo. El lado luminoso de la Fuerza, para usar una analogía de  La guerra de las galaxias para esta película de ciencia ficción que todos estamos viviendo, ha brillado más entre los trabajadores de la salud que conocen mejor que nadie el riesgo que la COVID-19 significa para ellos.
A pesar del riesgo, los médicos, las enfermeras y otros trabajadores de la salud se han metido en el ojo de la tormenta y han trabajado incansablemente para cumplir con su deber de curar a los enfermos. Los homenajes que han recibido, desde personas que aplauden desde sus ventanas en ciudades de todo el mundo hasta la Torre Eiffel y el edificio Empire State que les iluminan, son muy merecidos.
Se necesita un tipo especial de coraje para decirle la verdad a un poder irracional, arbitrario y vengativo, a saber, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. El doctor Anthony S. Fauci, principal experto de la nación en enfermedades infecciosas, ha demostrado ese tipo de coraje con una autoridad silenciosa calculada para hacer más difícil que el ignorante en jefe lo despida o lo margine.
La columnista del Miami Herald Ana Veciana-Suárez, quien escribe acerca de temas familiares, tuvo las agallas de salir de su especialidad y escribió que deseaba que Fauci fuera el presidente, porque él es un tipo de persona que se interesa por los hechos, y nada más. Muchos otros sienten lo mismo porque Fauci, involuntariamente y por el simple hecho de decir la verdad, ha ayudado a llenar el enorme vacío de liderazgo que Donald Trump ha creado. Pero ni Fauci ni nadie más tienen una plataforma lo suficientemente grande como para contrarrestar a Trump.
Buenos trabajadores de la salud, horrible sistema
Estados Unidos tiene algunos de los mejores profesionales médicos, la medicina más avanzada del mundo, y el peor sistema médico entre todos los países desarrollados. Somos los últimos en esperanza de vida entre los países ricos. La COVID-19 ha destacado esta contradicción.
Este problema sistémico no se resolverá en medio de una crisis de atención médica, pero la crisis proporcionará lecciones acerca de cómo rehacer nuestra atención médica a partir de un mosaico mercenario y convertirlo en un sistema universal real, con la vida y la salud como valores primarios.
Lo contrario de liderazgo
Pero toda la culpa de las bajas que ha provocado y provocará la COVID-19 no se puede poner a los pies de nuestro miserable no-sistema de atención médica. Una crisis de esta magnitud requiere de un liderazgo nacional. Las payasadas del presidente durante esta pandemia han sido la antítesis del liderazgo. Ha sido un gurú más que un guía: al minimizar la crisis, difundiendo dosis monumentales de información errónea y señales conflictivas, sopesando vidas humanas en la misma balanza que los costos económicos, sobrevalorando grotescamente su propio desempeño y, como siempre, dividiendo a la nación a lo largo cada línea de falla posible para desviar la atención de su propio fracaso.
¿Qué están pensando los estadounidenses?
Pero hay una enfermedad más grave que COVID-19 o Donald Trump, y reside en aproximadamente la mitad de las personas y en el sistema político. Cualquiera que haya sintonizado su reality show “El aprendiz” podría haber identificado a un sádico al que le gusta infligir dolor a las personas diciéndoles “estás despedido”.
Esto es herejía. Ninguna figura de los medios principales diría eso. Pero, francamente, no me importa si ofende a los predicadores de la cortesía. La verdad es que hay algo terriblemente mal en un pueblo cuyo cuarenta y ocho por ciento podría votar por un descarado racista, sexista e ignorante con una pieza clave faltante en su ADN: el que hace que la empatía sea un rasgo humano natural. ¡Y seguramente hay algo mal en las personas que, después de presenciar el desastroso manejo de Donald Trump de esta crisis existencial, le otorgue su mayor índice de aprobación!
Exactamente lo que está mal es una pregunta inquietante pero interesante que requiere un completo análisis. Digamos aquí que el miedo a una bárbara toma del poder (léase inmigrantes, afroestadounidenses, latinos, musulmanes y todos los demás que no estaban bien representados en el Mayflower) es una gran parte del asunto. Alimentar ese miedo, alimentar el fuego del odio que enciende, es la razón principal del ascenso de Donald Trump.
También hay algo mal en un sistema político que se presenta como democrático y en el que el candidato que gana el 48 por ciento de los votos triunfa sobre quien recibe el 52 por ciento. En este caso, lo que está mal está claro, al igual que la solución. El Colegio Electoral es antidemocrático y arcaico, y debería abolirse en favor de un sistema basado en el voto popular nacional.
La parte difícil es lograr que el Partido Republicano, que hoy es antidemocrático hasta la médula, esté de acuerdo. Los republicanos saben que si actuaran de manera justa, por ejemplo, deteniendo su campaña para suprimir el voto minoritario, renunciando a la manipulación de los distritos electorales y aboliendo el Colegio Electoral, estarían condenados. Por lo tanto, defenderán cada truco antidemocrático que puedan inventar.
El partido del apartheid estadounidense, como la Covid-19, terminará algún día
Cuanto antes, mejor
A medida que la nación cambia, ¿cuánto tiempo podrán los republicanos mantener el poder dependiendo de una base estrecha, compuesta principalmente por hombres blancos mayores y algunas mujeres blancas?
Algo tiene que ceder, si no ahora, en algún momento. Solo espero estar presente cuando la represa se destruya y un río de justicia y verdad barra todas las tonterías y sandeces del Partido Republicano, todas las malvadas y reaccionarias ideas republicanas, hacia el mar.
Traducción de Germán Piniella para Progreso Semanal.
Progreso Semanal/ Weekly autoriza la reproducción total o parcial de los artículos de nuestros periodistas siempre y cuando se identifique la fuente original y el autor. 
Síganos en Facebook, en Twitter @ProgresoHabana y en Telegram
Lecciones de la Covid-19
Por Max J. Castro

Se necesita un tipo especial de coraje para decirle la verdad a un poder irracional, arbitrario y vengativo, a saber, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

UNA MAS DE LAS 13,0OO. MENTIRAS DICHAS POR EL DIVINO PRESIDENTE

Imprimir
INICIO » NOTICIASSALUD  »

The Nation: El Pentágono advirtió a Trump que un brote de coronavirus estaba llegando

 | 5 |  
Los aviadores de la Fuerza Aérea de EE. UU. Ayudan a construir una morgue improvisada en la ciudad de Nueva York. Foto: Getty Images.
A pesar de las reiteradas afirmaciones del presidente Trump de que la epidemia de Covid-19 fue "imprevista" y "salió de la nada", el Pentágono era consciente de no solo la amenaza de una nueva influenza, sino que incluso anticipó la consecuente escasez de ventiladores, mascarillas y camas de hospital, de acuerdo con un plan del Pentágono 2017 obtenido por The Nation .
"La amenaza más probable y significativa es una nueva enfermedad respiratoria, particularmente una nueva enfermedad de influenza", afirma el plan militar. Covid-19 es una enfermedad respiratoria causada por el nuevo coronavirus (que significa nuevo para los humanos). El documento hace referencia específica al coronavirus en varias ocasiones, en un instante dice: "Las infecciones por coronavirus [son] comunes en todo el mundo".
El plan representa una actualización de un plan anterior de respuesta a la influenza pandémica del Departamento de Defensa, y señala que "incorpora información de varios brotes recientes, incluido ... Coronavirus del Síndrome Respiratorio del Medio Oriente 2012".
Titulado "USNORTHCOM Branch Plan 3560: Influenza pandémica y respuesta a enfermedades infecciosas", el borrador del plan está marcado solo para uso oficial y está fechado el 6 de enero de 2017. El plan fue proporcionado a The Nation por un funcionario del Pentágono que solicitó el anonimato para evitar represalias profesionales.
Denis Kaufman, quien se desempeñó como jefe de la División de Enfermedades Infecciosas y Contramedidas en la Agencia de Inteligencia de Defensa de 2014 a 2017, enfatizó que la inteligencia de los EE. UU. había sido consciente de los peligros de los coronavirus durante años. (Kaufman se retiró de su carrera de décadas en el ejército en diciembre de 2017).
“La Comunidad de Inteligencia ha advertido sobre la amenaza de los virus de la influenza altamente patógenos durante al menos dos décadas. Han advertido sobre los coronavirus durante al menos cinco años ”, explicó Kaufman en una entrevista.
"Ha habido pronunciamientos recientes de que la pandemia de coronavirus representa un fallo de inteligencia ... está dejando que las personas que ignoraron las advertencias de inteligencia se libren de la trampa ”.
Además de anticipar la pandemia de coronavirus, el plan militar predijo con asombrosa precisión muchas de las escaseces de suministros médicos que ahora parece que pronto causarán innumerables muertes.
El plan establece: "La competencia y la escasez de recursos incluirán ... MCM [contramedidas médicas] no farmacéuticas (p. Ej., Ventiladores, dispositivos, equipos de protección personal como mascarillas y guantes), equipos médicos y apoyo logístico. Esto tendrá un impacto significativo en la disponibilidad de la fuerza laboral global "
El plan de respuesta de 103 páginas proporciona una visión general de lo que podría causar una pandemia, posibles complicaciones y cómo podrían responder los militares. El plan describe las condiciones bajo las cuales una enfermedad infecciosa puede convertirse en una pandemia, varias de las cuales estaban en juego con Covid-19: lugares de trabajo abarrotados, proximidad a aeropuertos internacionales, condiciones de vida insalubres. También contiene referencias a anexos clasificados que entran en más detalles. ( La Nación no posee estos anexos).
La semana pasada, Trump arremetió contra General Motors y Ford en Twitter, exigiendo que fabricaran ventiladores, un aparato de vida o muerte para muchas personas con síntomas agudos de Covid-19.
La advertencia del plan sobre máscaras faciales y ventiladores fue premonitoria: la Reserva Nacional Estratégica de EE. UU. De equipos médicos, incluidos respiradores, guantes, máscaras faciales y batas, según los informes, está casi agotada.
El plan militar también anticipa correctamente "camas de hospital insuficientes". De hecho, los hospitales tienen escasez crítica en Italia y se están llenando rápidamente en toda Nueva York.
"Incluso los países más industrializados tendrán camas de hospital insuficientes, equipos especializados como ventiladores mecánicos y productos farmacéuticos fácilmente disponibles para tratar adecuadamente a sus poblaciones durante una pandemia clínicamente grave", continúa el informe.
Otra predicción en el informe anticipa la competencia mundial y la escasez de vacunas Covid-19. Según los informes, Trump ya ha ofrecido a los científicos alemanes grandes sumas de dinero por los derechos exclusivos de una vacuna, y se están realizando esfuerzos para desarrollar medicamentos en varios países.
El Pentágono no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.
(Tomado de The Nation)

jueves, 2 de abril de 2020

RUSIA ENVIA A ESTADOS UNIDOS AVION CON AYUDA MEDICA

Rusia envía a Estados Unidos avión militar con ayuda médica contra el coronavirus

Avión militar ruso con ayuda médica contra el coronavirus parte hacia EE.UU. 

 

Autor:

images/authors/2017/10/WxOby5_02-10-2017_19.10.55.000000.jpg
Juventud Rebelde
 
Un avión de las Fuerzas Aeroespaciales rusas cargado con mascarillas y equipos médicos ha partido hacia Estados Unidos, informa el Ministerio de Defensa de Rusia. 
El plan de enviar una aeronave militar con ayuda para los trabajadores sanitarios estadounidenses en su lucha contra el coronavirus fue anunciado este martes por el portavoz de Vladímir Putin, Dmitri Peskov.
El vocero presidencial añadió que Moscú también mantiene «interacción» con Pekín, subrayando que la crisis sanitaria actual «es de naturaleza global» y «afecta a todos sin excepción», por lo que «no existe una alternativa a la actuación conjunta en un espíritu de asociación y de asistencia mutua». 
El líder ruso y su homólogo estadounidense, Donald Trump, mantuvieron este lunes una «larga conversación telefónica» en la que compartieron su «seria preocupación por la magnitud de la propagación del coronavirus en el mundo». La posible asistencia de Moscú fue uno de los temas abordados. 
La noticia se produce un día después de que Trump elogiara en una rueda de prensa a Rusia, China y «otros países» por enviar a territorio estadounidense equipamiento médico para minimizar la propagación de la pandemia de covid-19, si bien las autoridades rusas aún no habían anunciado nada al respecto.